PROYECTO VÍCTIMAS DE LA DICTADURA EN CASTILLA - LA MANCHA

¿Qué es Víctimas de la dictadura en Castilla – La Mancha? Es la parte visible, 100% pública y abierta, de un proyecto que trata de identificar y visibilizar a todos aquellos que padecieron algún tipo de violencia durante la dictadura franquista en esta comunidad autónoma, o que, siendo originarios de estas provincias, la sufrieron fuera de esos límites. La utilización de esa demarcación territorial implica la utilización de un marco cronológico que se remonta a 1936, para incluir las circunstancias de provincias como Toledo y Guadalajara, y que prolongamos hasta 1977 para trabajar con un concepto amplio y flexible del concepto de víctima, pues diversa y adaptativa fue también la tipología de violencias desplegada por la dictadura durante sus cuarenta años de vigencia.

Actualmente el proyecto trabaja fundamentalmente con víctimas de la represión física de guerra y posguerra, es decir, aquellos que fueron asesinados, fusilados en cumplimiento de sentencia de un tribunal militar, o encarcelados por motivos políticos. Pero la vocación del proyecto es trascender la violencia física, y acometer también la identificación y el análisis de las víctimas de la represión económica y la depuración laboral, al menos de los trabajadores públicos, con especial atención a los maestros. Toda la información que hasta el momento hemos sido capaces de recabar, la hemos volcado en una base de datos de acceso público y consultable a través este portal web de Víctimas de la Dictadura en Castilla-La Mancha.

Nuestra base de datos alberga información, cierto es que diversa en cuanto a calidad y cantidad, de decenas de miles de individuos de nuestra región. De esos miles de registros, que están en un lento, pero constante proceso de revisión, actualización y ampliación, más de trece mil corresponden a muertos en diferentes circunstancias, sobre todo fusilamientos en cumplimiento de sentencia, muertos en prisión y asesinados. Y más de nueve mil son presos. El colectivo de mujeres represaliadas, supera las dos mil trescientas. Aunque las cifras resultan importantes, lo cierto es que futuras investigaciones prometen hacerlas todavía más trágicas, reflejo nítido de la amplitud y la gravedad de la represión franquista en la región.

La información que sostienen esos miles de registros ha sido recabada, fundamentalmente, a partir de los trabajos de investigación que directamente hemos desarrollado con las sentencias que custodia el Archivo General Histórico de la Defensa; de la consulta de registros civiles y libros de cementerios; y de las investigaciones y tesis doctorales publicadas o defendidas hasta la fecha. Mención especial merece la colaboración de diversos colectivos sociales implicados en tareas de recuperación de la memoria y el conocimiento de todo lo que rodeó a determinados colectivos de víctimas. En esas tareas debemos destacar las aportaciones del Foro por la Memoria de Guadalajara, de la Asociación de Familiares de Ejecutados en el Cementerio de Ocaña (AFECO), de la Asociación para la Recuperación de la Memoria de Cuenca, la de Villarrobledo, la Asociación Fosa de Alcaraz, o la Asociación Pablo Iglesias de Almansa.

El proyecto ha estado dirigido hasta la fecha hacia la recopilación de información sobre víctimas y, sobre todo, a compartirla a través del portal, facilitando, adicionalmente, un canal de comunicación con nuestro seminario para el intercambio de información. Si apenas podemos ayudar a los familiares en muchas de las cosas que nos solicitan, a través del portal les proporcionamos una plataforma donde visibilizar sus historias particulares de sufrimiento. Contribuimos así, modestamente, es verdad, a ofrecer una pequeña dosis de dignidad y reparación a las víctimas y a sus familiares.

Porque la memoria de las víctimas es una memoria especial, cimentada en el dolor, y sin vías de escape hacia el olvido. Las víctimas no desean serlo, pero el recuerdo es imposible de evitar. No suele ser tampoco una memoria para la reivindicación política o para la manipulación del pasado, sino que trabaja para impedir la doble victimización, la del dolor y la del olvido colectivo. La memoria de las víctimas es, además, una memoria frágil, que desaparece, no es una memoria dominante, sino dominada, y siempre amenazada. Nuestro proyecto, que no está pensado para apuntalar ni esa ni cualquier otra memoria, contribuye a la verificación, mediante el conocimiento, del trauma de las víctimas y por tanto a su superación. El olvido colectivo ahonda en el dolor de las víctimas, mientras que el reconocimiento abre caminos al sosiego, a la restauración de la dignidad, y a la posibilidad de que las víctimas puedan olvidar si lo desean.

El portal Víctimas de la Dictadura en Castilla – La Mancha fue uno de los resultados del proyecto de investigación “Represión de guerra y posguerra en Castilla – La Mancha” (POII-2014-006-A) financiado por la Junta de Comunidades de Castilla – La Mancha durante el año 2015 al amparo de la convocatoria regulada por la orden de 10/09/2014, de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes, y de la Unión Europea (FEDER).